IMG_8905.jpg

Calabacín al ajillo

Esta es una de las recetas de calabacín mas sencilla de elaborar y mas ricas que he comido, por su suavidad en la textura y en el sabor, ya que el aderezo de ajo anima bien el su sabor neutro sin llegar a estar muy presente. En verano se puede comer fría o templada, pero también es ideal para inicio de otoño, todavía temporada para esta hortaliza

INGREDIENTES  (4 personas)

  • 1 calabacín grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramita de orégano o perejil
  • 1 cucharada de aceite oliva VE de DEM
  • 2 cucharadas de vino blanco
  • Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

  1. Cortar el calabacín en rodajas regulares en tamaño. Reservar
  2. En un mortero picar y machacar bien el ajo, sal, aceite, orégano y  añadir el vino, mezclar bien todo y guardar.
  3. Añadir esta mezcla al calabacín para que coja sabor. Dejar un poco en el mortero 
  4. Colocar los calabacines en la bandejade horno a 180º, altura media durante 20 minutos (el tiempo depende del grosor del calabacín), los últimos 5 minutos abrir el horno y echar lo que queda en el mortero por encima para que tenga más sabor.
  5. Sacar del horno y servir.