IMG_9839.jpg

 

En nuestra entrega de esta semana, aparece la achicoria, de las astaráceas, igual que la endivia, y como ésta, puede tener un sabor ligeramente amargo. Por eso conviene  remojarla durante  antes de comerla. Como es una hortaliza poco conocida, os propongo aquí varias formas de prepararla:

HERVIDA CON ACEITE Y LIMÓN : Como en la foto de la cabecera. Esta forma de comerla es muy típica de los "contorni" italianos. Después de lavada, (no es necesario remojarla durante dos horas como en el caso de la ensalada), y cortada en tallos medianos, se introduce en agua hirviendo con sal. Se deja cocer hasta que los tallos estén "al dente". Se escurre bien, y se sirve templada rociándola con limón, sal y aceite. Se puede acompañar con una patata cocida. 

 

EN ENSALADA: Se separan las hojas d elos tallos exteriores mas duros, y se dejan los interiores mas tiernos. Se remoja durante una hora ( menos si no hay tiempo). Se escurre muy bien y se sirve con cebolla cortada en juliana, y un huevo duro cocido, con un aliño de sal, limón (o vinagre de sidra, o ambos) y aceite de oliva VE.

 

EN TORTILLASe cuece la achicoria, y una vez escurrida se corta finamente. Se doran muy ligeramente ajo picadito sin que tome color, y cebolla en juliana. Se añade a la sartén la achicoria y se dejar rehogar todo junto. Por último, se cuaja la tortilla, con tantos huevos como estimes conveniente según la cantidad de comensales y de verdura resultante. 

 

CON BECHAMEL:Limpiar la achicoria y trocearla, y cocerla hasta que esté tierna. Saltear unas pasas previamente remojadas, con la achicoria en un poco de aceite de OVE, y pasarlo a una fuente de horno. Hacer una bechamel sofriendo unos ajitos muy picados,a continuación la harina, dejarla rehogar un poco sin que tome color, e ir añadiendo la leche sin dejar de remover hasta conseguir la consistencia deseada. Si eres de los que rechaza la leche de vaca, esta bechamel queda también muy bien con leche de avena. Lo fundamental es sazonarla con gracia incluyendo siempre nuez moscada. Cubrir la achicoria con esta bechamel y gratinarla en el horno con queso rallado.

Imprimir