IMG_6181.jpg

 

El rellenar los calabacines con su propia pulpa y algo mas es una forma muy habitual de preparar esta hortaliza.La receta original, de marcada tendencia árabe, se hace con el relleno de salchichas de cordero (merguez), pero yo la he sustituido por carne picada de añojo y son las especias variadas las que le dan el toque morisco. El arroz integral completa el valor nutritivo de este plato, la cebolla y el calabacín le aportan la jugosidad y las nueces picadas el toque crocante.

INGREDIENTES (4 personas)

  • 4 calabacines medianos
  • Una cebolla
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 250 gr de carne picada de añojo (o salchichas de cordero)
  • Una taza de arroz integral (cocido 45 minutos, cuidado!!)
  • Dos cucharadas de orejones de melocotón picados (o pasas si se prefiere)
  • Dos cucharadas de nueces picadas
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

  1. Cortar los calabacines por la mitad y cada mitad cortarla de nuevo longitudinalmente.
  2. Hacerlos al vapor durante 8 minutos aproximadamente, el tiempo suficiente para  reblandecerlos un poco y poderlos vaciar. Vaciar su pulpa con cuidado y reservarla. Colocar los "barquitos" de calabacín en una fuente de horno.
  3. Cocer el arroz integral (yo usé arroz integral salvaje mezclado) durante el tiempo que se indique en el paquete, que suele ser 45 minutos. Escurrir y reservar.
  4. Pochar la cebolla muy picadita y el ajo  y a continuación añadir carne picada. Dar unas vueltas y agregar la pulpa del calabacín y los orejones picados. Remover bien esta mezcla en el fuego y por último añadir el arroz.
  5. Agregar todos los condimentos y mezclar bien dandole vueltas a la mezcla en la sartén.
  6. Rellenar las pieles de calabacín y meter al horno precalentado tapando l afuente con un papel de aluminio para que no se seque. Cuando esté caliente, pasados 20 minutos, quitar el papel de aluminio y poner la fuente bajo el gratinador durante 5 minutos para dorar la superficie ligeramente
  7. Cuando los calabacines adquieran un bonito color sacar del horno, espolvorear con las nueces picadas y servir.
Imprimir