cerezas-temporada.jpg

Cerezas de Santa Marina de Jaraíz con sello de producción Global GAP

 

Sabemos que existen un montón de Normas para cada actuación industrial o productiva y a nivel agrario es igual. Tenemos regulación como el Código de buenas prácticas agrícolas para el cultivo de terrenos, la norma de condicionalidad de la PAC, las normas de la PAC, normas de maquinaria, normas de aplicadores de fitosanitarios, normas para las semillas, normas para los abonos, normas en si de los fitosanitarios, regitros sanitarios en industria, APPCC en procesos, regulación en etiquetados, envasados...

GLOBAL GAP es una certificación generada en Inglaterra con un sello independiente (como Bureau Veritas que certifican la ISO 9001, es una empresa privada y su sello tiene el valor que se le quiera dar) que consiste en generar registros para cada explotación o conjunto de explotaciones que aseguran que se cumplen todas las normas existentes. ¿Por qué dicen que garantizan la inocuidad en los alimentos? Teóricamente existen unos LMR (límites máximos de residuos) que con estos residuos se cumplen la inocuidad sobre los alimentos, esto en cuanto a pesticidas, y luego tienes las otras normas de seguridad en fertilización y en fitosanitarios.

En definitiva, lo que certifica es que se cumplen todas las normas y queda escrito con registros generados expresamente para ellos. Ahora bien, esta certificación puede valer para una explotación de producción convencional o para un operador en ecológico, vale para certificar que todos los operadores sean del tipo que sean cumplen con la normativa vigente y por tanto dan validez a la calidad marcada. Es una certificación privada por una entidad privada y que al ser a nivel mundial le da una cierta homogeneidad a todo el sistema.

En El Milagro tenemos la certificación como operador ecológico, que asegura todo esto anterior y además una forma determinada de producir con todas las implicaciones de respeto al entorno, cuidado del suelo, eliminar OGM, eliminar abonos de síntesis química, aplicar las rotaciones de cultivos, asociaciones...

Son certificaciones a diferente nivel de exigencia pero entendemos muy positivo que otras explotaciones se acojan a un sello de calidad que garantiza la buena práctica, una forma de producir responsable y calidad a nivel normativo.

Las cerezas que os ofrecemos esta semana son de la Finca Santa Marina de Jaraíz, una explotación modelo liderada por su propietaria Eva Serrano y acogida al sello GAP que os hemos informado sobre el anteriormente. Situada en el corazón del Tiétar con una extensión de 45 ha además del cultivo de los cerezos, producen higos, aceitunas, frambuesas, zarzamoras, y castaños. Poco a poco iremos conociendo más de ellos sus productos a través de su Encargado Juan José de Haza que es un verdadero especialista en la cereza. Nos cuenta maravillas de esta variedad de cereza, la Lapins con un calibre 28/30 es de excelente calidad, sabor y tamaño.

En Santa Marina empiezan en mayo con la recolección de la variedad Burlat que es la más temprana, para a continuación empezar con las Navelinda, Vann, Summit, Sumburst, la especial Lapins, y por último acabar con la Picota para el 25 de junio aproximadamente hasta primeros de julio.

Por último explicaros que las cerezas pueden ser dulces, agrias o ácidas en castellano guindas, o agridulces, y de múltiples variedades como las que cultivan en Santa Marina.

Es un mundo por conocer, probar y disfrutar, nuestra cercanía a La Vera y su río Tiétar hace que nos acerquemos a descubriros todos sus maravillosos productos de esta parte de España tan rica y variada al abrigo de la Sierra de Gredos.