IMG_4173.jpg

Crema de chirivías

 

La chirivía será nueva para la mayoría de vosotros, porque es poco habitual encontrarla en nuestros mercados. Es una de esas variedades muy antiguas caídas en desuso, como pueden serlo el boniato o la batata. Se utilizaba en lugar de la patata en Europa antes del descubrimiento de America. Es muy parecida a la zanahoria, aunque de color blanco y con mas propiedades nutritivas que ésta. En este caso, la receta que os presento parece una sencilla crema de toda la vida. En realidad lo es, porque no puede ser mas sencilla su preparación, pero os encantará porque su sabor ligeramente dulce que contrasta con el jengibre y la pimienta que la condimentan la hacen especial.

INGREDIENTES (4 personas)

  • 1 cebolla pequeña picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 1 zanahoria pequeña cortada en rodajas
  • 3 chirivías medianas cortadas en cubos
  • ¼ de cucharadita de tomillo
  • 1dl de aceite de oliva VE (un chorreón)
  • ½ l de caldo de pollo
  • Un chorrito de nata (o leche de avena)
  • 1 cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta

 

PREPARACIÓN

  1. Poner una cazuela de fondo grueso al fuego y rehogar en ella las la cebolla y el ajo hasta que este suelte el aroma y la cebolla se reblandezca un poco.
  2. Agregar la chirivía, la zanahoria, el tomillo, el jengibre y un pellizco de sal a lo anterior y dar a todo unas vueltas.
  3. Cubrir con el caldo y dejar cocer hasta que las hortalizas estén bien tiernas
  4. Pasar la crema con la batidora y añadir mas caldo si viésemos que ha quedado demasiado espesa
  5. Antes de servir volver a calentar añadiendo la cucharada de mantequilla y la crema y rectificar de sal y pimienta.