IMG_9285.jpg

 

Vamos a poner de moda la lombarda! Es tan espectacular de color que además gana en intensidad cuando el aliño la macera, que por qué no comerla incluso como un original entrante en otoño?.. Después podemos comer un segundo caliente, pero ya habremos metido al cuerpo una ración de hortaliza cruda, que es como nos aprovechamos de verdad de todos sus nutrientes. Aquí la he combinado con remolacha, del mismo color, pero de un sabor y textura muy distinta. Esta es tan sencilla, que no voy a dar cantidades, porque todos tenemos ojo para calcular cuanto se debe poner de cada cosa.. Solo me queda decir que si no tienes remolacha, esta ensalada quedará estupenda solo con la lombarda. Lo mas importante es el aliño, que en este caso es cargadito de limón y vinagre de sidra para ablandar esta hortaliza de hoja especialmente firme.

INGREDIENTES

  • Lomabarda cortada muy finamente con la mandolina o a cuchillo
  • Cebolla cortada en juliana
  • Remolacha asada ( o cocida)

ALIÑO

  • Aceite de oliva VE
  • Vinagre de sidra
  • Jugo de limón
  • Sal

PREPARACIÓN

  1. Para preparar la remolacha, meterla al horno a 180 ºC envuelta en papel de aluminio. El tiempo varia, depende del tamaño de la pieza. Si se va a usar solo una no merece la pena encender el horno, pero si puede aprovechar cuando se está asando otra cosa. Cuando al pincharla se vea que está tierna, sacar , dejar enfriar un poco y templada se pela con facilidad empujando la piel. Cortarla en bastoncillos
  2. Mezclar la remolacha con la lombarda y la cebolla
  3. Aliñar abundantemente y dejar reposar durante por lo menos dos horas, pero mejorará de un día para otro.
Imprimir