IMG_19561.jpg

Hojaldre de espinacas griego /Spanakopita

 

Los griegos preparan de esta forma las espinacas mezcladoras con queso feta y varias especias y las envuelven en una fina masa de hojaldre para  hacer unos pastelillos individuales que aquí propongo en forma de tarta familiar.

INGREDIENTES (8 personas)

  • 800 gr de espinacas frescas y limpias
  • 300 gr de queso feta
  • Aceite de Oliva VE
  • 8 láminas de pasta filo
  • 4 huevos
  • 5 chalotas
  • 2 puerros
  • Un puñado de puestas en remojo
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada
  • 4 cucharadas de perejil picado
  • 6 cucharadas de eneldo fresco picado
  • 2 cucharaditas de comino en polvo (o mas al gusto)
  • Sal y pimienta negra molida

PREPARACIÓN

  1. Calentar un poco de aceite en una sartén y añadir las chalotes y el puerro picado hasta que esté transparente
  2. Incorporar las espinacas y dejarlas rehogar unos minutos hasta que estén tiernas
  3. Pasarlas a un bol y dejarlas enfriar
  4. Engrasar un fuente de loza para horno, redonda o cuadrada según la forma de las hojas Filo
  5. Tapizar la fuente con un a hoja de pasta filo adheriéndola bien al fondo y a los bordes
  6. Con ayuda de un pincel, untar la hoja con aceite, cubrirla con otra hoja, repetir la operación hasta superponer 4 láminas.
  7. Añadir los huevos batidos (dejando un poco para untar la pasta al final) a las espinacas junto con las hierbas aromáticas picadas, con condimentos, las pasas, los quesos y salpimentar bien el conjunto.
  8. Calentar el horno a 190ºC
  9. Repartir el relleno uniformemente sobre la masa filo preparada
  10. Cubrirla con otras cuatro láminas de pasta filo repitiendo la misma operación
  11. Pellizcar los bordes de la pasta de modo que queden soldados y recortar la pasta sobrante
  12. Batir el huevo restante con un poquito de leche y untar la superficie del pastel con la mezcla, haciendo una pequeña una incisión en el centro para dejar escapar el vapor que se producirá en el interior del pastel.
  13. Hornear alrededor de 40 minutos, hasta que la delicada pasta filo quede dorada y crujiente teniendo cuidado de  que no se queme.