la-foto-31-845x321.jpg

La Espelta y la Sal

Recién cosechada la espelta os queremos presentar la empresa “La Espelta y la Sal” (deSpelta) que conocimos en nuestra búsqueda de semilla para sembrar en El Milagro, y otro año más, con el grano ya amontonado en nuestros almacenes volveremos a su molino para convertirlo en harina.

El cultivo de este cereal está teniendo cada vez mas adeptos  debido a su alto valor nutritivo y mejor tolerado que cualquier otro grano pero al estar aún poco extendido y necesitar un procesamiento especializado para desgranar acudimos a su molino pues nadie llevaba a cabo esta tarea en nuestra zona.

La Espelta y la Sal es una empresa artesanal dirigida por Carlos y Paco que se encuentra situada en Palazuelos (muy cercano a Sigüenza), un bello pueblo todo amurallado y con un castillo que corona un altozano, desde el cual se divisa en primer término la vega ceramista donde el propio Paco cultiva la espelta y al fondo la Sierra Ministra, estribación del sistema central que engarza con el Ibérico, de donde procede la frescura en el ambiente necesaria para la buena crianza de estos trigos tan antiguos.

Aquí convive la explotación agrícola ecológica junto con la trasformadora, donde producen harinas de espelta y otras variedades, con las cuales elaboran las pastas que os ofrecemos en nuestra cesta.

Paco, agricultor por vocación familiar, nos cuenta cómo empezó hace 14 años con la agricultura ecológica siendo un pionero para su tiempo. Él quería no solo ser un agricultor recolector, sino que quería hacer algo distinto y como diríamos modernamente, participar de la cadena de valor, llegando a producir el producto final. Carlos se ha incorporado recientemente al proyecto y juntos quieren poner el nombre de Palazuelos en la mesa de muchas familias a través de sus productos.

Paco ha recuperado la Espelta, pero también el trigo Negrillo, el centeno de cabeza gorda, los garbanzos, las lentejas (también en nuestras cestas)… Todos ellos productos que su abuelo sembraba para subsistir y que se dejaron de sembrar con la despoblación de los pueblos y el necesario aumento de la productividad. Pero que ahora encuentran mercado y con ello un futuro prometedor para sus hijos.

En nuestra anterior visita nos mostraron las instalaciones. Lo primero el Pisón (una máquina que separa la espelta de la cascara) pues este cereal esta encapsulado, siendo esta la manera que la naturaleza le ha provisto para que las plagas no le ataquen. Una vez limpio el cereal y seleccionado, pasamos a ver los molinos, donde el resultado de la tierra se convierte en la harina, para luego enseñarnos el obrador, donde producen las pastas.

Fue una visita intensa, marcada por la historia y el paisaje, y allí dejamos a nuestros amigos junto a sus familias, pues aquí todos ayudan, Carmen la esposa de Paco, sus hijos Mario y Carlos, y a Carlos y María, junto a sus colaboradores Jacinto y Rafa, todos ellos ponen el toque humano a esa difícil tierra que es Castilla.

Nos enorgullece estar ligados a esta pequeña empresa familiar al compartir Dehesa El Milagro criterios y objetivos como son cuidar los procesos de producción desde el origen, esfozarse en recuperar variedades antiguas y conservar los métodos agrícolas tradicionales a la vez que desarrollar nuevos productos elaborados ecológicos demandados por nuestra sociedad.

spelta la-foto-2 la-foto-4