IMG_11741.jpg

 

Al escribir esta receta me da la sensación de estar repitiéndome porque ya he propuesto recetas de paquetitos de col en este recetario..Sin embargo no quiero dejar de daros esta variante, por la buena mezcla que supone la verdura y la carne con la quinoa, uno de los alimentos mas completos que existe. Es una semilla, no un cereal,  que además de ser rica en hidratos de carbono (aunque menos que los primeros) también lo es en proteínas e incluso contiene ácidos omega 3 y 6. La receta surgió como pasa tantas veces: El romanesco y el repollo cogido directamente desde la huerta, y el aprovechamiento de un resto de carne, en este caso de cordero asado con su  salsa, pero con un resto de pollo, por ejemplo quedaría también estupendo. La textura especial de la quinoa es lo que hace que este plato sea distinto a otros que ya he publicado en este recetario. Y por supuesto, sentiros libres de introducir las verduras que queráis!

INGREDIENTES (2 personas)

  • 100 gr de quinoa
  • 100 gr de col cortada muy fina, y 3 hojas exteriores enteras
  • 100 gr de romanesco separado en arbolitos pequeños o cortado fino
  • Un resto de carne  bien picadillo, mejor en salsa (cordero, ternera, pollo)
  • Sal y pimienta
  • Y  para acompañar, un tomate frito casero, o una salsa ligera de caldo de ternera...

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar cocer la quinoa, en dos partes de agua por una de cereal. Pasados 15 minutos,  habrá absorbido el agua. Sazonar y reservar.
  2. Poner al fuego la verdura con un dedo de agua para que se blanquee durante 5 minutos.
  3. Escurrir el agua y añadir dos cucharadas de aceite a una sartén, donde se rehogarán las hortalizas.
  4. Mezclar la quinoa con las hortalizas.
  5. Añadir la carne picada a lo anterior y dar unas vueltas en la sartén para que se mezclen bien los sabores.
  6. Cocer las hojas de col exteriores en agua con sal hasta que estén bien tiernas y cortarlas por la mitad retirando los nervios centrales.
  7. Colocar un montón de relleno sobre cada hoja de col y hacer paquetitos envolviéndolos bien dejando el cierre en la parte inferior.
  8. Colocarlos en una fuente de horno y preparar una salsa ligera espesando el caldo haciendo un roux con una cucharadita de harina de espelta y un poco de aceite de oliva VE.
  9. Cubrir el fondo de la fuente con un poco de salsa ligera y calentar en el horno precalentado durante 10 minutos.
  10. Si se prefiere, se pueden calentar en una cacerola tapada con un dedo de agua o de caldo y una vez calientes pasar a una fuente caliente. En este caso se pueden comer solos, o acompañados con tomate frito casero.
Imprimir