Pollo_oriental.jpg

POLLO ORIENTAL

 
Pocos productos son tan versátiles como el pollo, porque permite preparaciones en salsa variadísimas. En este caso propongo una receta marcada por sabores asiáticos, donde el coco y la piña dan ese toque muy ligeramente dulce que lo hace especial.
 
INGREDIENTES (6 personas)
  • Un pollo troceado
  • 1 cebolla picada
  • 2 zanahorias picadas
  • 2 dientes de ajo
  • 250 gr. de piña
  • Un tomate picado sin piel ni pepitas
  • 2 dl de vino blanco
  • ¼ de caldo de pollo casero
  • Harina para rebozar el pollo
  • 50 gr de salsa Tamari
  • 500 cl de leche de coco (una lata)
  • Coco rallado
  • Aceite de oliva VE
  • Sal y pimienta negra recién molida
 
PREPARACIÓN
 
1. Quitar la piel a los trozos de pollo , salpimentarlos y rebozarlos en harina.
 
2. Cubrir el fondo de una olla (preferiblemente de hiero fundido (Le Creuset) con una capa fina de aceite de oliva y dorar en ella el pollo. Reservarlo
 
3. En esa misma olla rehogar la cebolla, y zanahoria hasta que se reblandezcan un poco y cuando esto ocurra agregar el pollo.
 
4. Añadir el vino y dejar cocer unos tres minutos hasta que se reduzca un poco y libere el alcohol.
 
5. Agregar el caldo y dejar cocer el pollo a fuego lento y tapado durante aproximadamente 40 minutos, o hasta que al probarlo veamos que está tierno.
 
6. Por último añadir la leche de coco y el Tamari y dejar cocer durante unos minutos destapado para que espese la salsa.
 
7. En el momento de servir, espolvorear con el coco rallado.