queso-azumbre-2.jpg

Queso puro de oveja Azumbre

“En un lugar de la Mancha…”, en la estribación sureste de los Montes de Toledo, está ubicada la finca El Valle de Abajo (Los Yébenes). Entre olivos, nogales y encinares pastan las ovejas encargadas de proporcionar la leche a partir de la cual se elaboran los quesos Azumbre.

Los recursos naturales disponibles en la finca son gestionados por los hermanos Alonso Balmaseda, un equipo familiar donde los años de experiencia, su tesón, su gusto por las cosas bien hechas y su amor por el campo y la naturaleza son las mejores herramientas para mimar al detalle el proceso de producción de la leche.

Queso-azumbre

La búsqueda de nuevos productos para nuestra cesta nos llevó a este lugar donde tuvimos la ocasión de conocer de primera mano el origen del queso Azumbre. Tras un paseo donde pudimos admirar el paisaje y los pastos de los que disfrutan las ovejas, los hermanos Alonso Balmaseda contestaron gustosos a todas nuestras preguntas.

Fue así como nos transmitieron que en esta actividad se busca no sólo la integración entre agricultura y ganadería, sino también el fomento y conservación de la vida en el entorno rural. En el cual trabajan y conviven múltiples familias a lo largo de todo el año.

Durante la visita nos explicaron que la alimentación de las ovejas es uno de los factores que más influyen en las características finales del queso, como es la cremosidad y el aroma. Por este motivo se controla cuidadosamente y está basada en altos niveles de oleico provenientes de algunos de los cultivos, los forrajes y los frutos (nueces, bellotas y aceitunas) producidos en la propia explotación, lo que otorga a los quesos propiedades saludables y sabrosas. Es por ello que el queso Azumbre alcanza características únicas, un conjunto en  armonía de aroma, textura y sabor.

Pero todo esto no sería posible sin ellas: las ovejas de raza Lacaune, un rebaño de más de 2.800 madres cuidadosamente seleccionadas y criadas desde pequeñas en la explotación.

Quesos-Azumbre

El queso Azumbre se elabora de manera artesanal según el proceso tradicional del queso manchego a partir de leche 100% de oveja procedente de esta única ganadería. Las principales ventajas de este hecho son una certeza de origen y una mayor uniformidad del producto. Un período de maduración óptimo permite realzar las particularidades sensoriales ofreciendo una amplia gama de quesos adaptada a los paladares más exigentes.

El proceso integrado de la elaboración del queso Azumbre es garantía de calidad sensorial, trazabilidad, respeto a todos los eslabones de la cadena y cuidado por el medio ambiente.