rabanos2-845x321.jpg

Recetas de rabanitos de Isabel

Para todos aquellos que hoy recibís la cesta de El Milagro y no sabéis bien como utilizar los rabanitos aquí os acompaño dos recetas muy sencillas que nos ha remitido nuestra amiga Isabel Gancedo. La foto de la derecha, en la que aparecen los rabanitos de El Milagro, está hecha con un móvil y puede ser que su aspecto no sea tan espectacular como los que venden en las fruterías pero la horticultura ecológica es así. Es nuestra verdad. Los rabanitos que os servimos hoy son 100% de cultivo ecológico y natural y están libres de conservantes, abonos químicos y otros productos artificiales. Al final, el sabor y la autenticidad son mucho más importantes que el aspecto exterior… toda una declaración de intenciones para nuestro proyecto de El Milagro. Bueno, a lo que íbamos… RABANOS GLASEADOS (para 4 personas) INGREDIENTES 600 gr de rabanillos limpios 80gr de mantequilla 2 cucharadas de azucar PREPARACIÓN:
  1. Parte los rabanillos por la mitad, ponlos en una cazuela, cúbrelos con agua y añade el azúcar y la sal.
  2. Llévalos a ebullición, baja el fuego, tapa la cazuela y cuécelos a fuego muy lento hasta que el líquido adquiera textura de jarabe. Remueve bien. Este plato combina bien con ternera o cerdo.
ENSALADA DE RÁBANOS CON ACEITUNAS (4 personas) INGREDIENTES 6 rábanos limpios zumo de medio limón colado 100 gr de canónigos 10 aceitunas negras sin hueso Aceite de oliva y sal PREPARACIÓN:
  1. Corta los rábanos en rodajas finas y ponlos en un bol con el zumo de limón.
  2. Añade los canónigos y las aceitunas, alíñala con el aceite de oliva y sálala a gusto. Remuévela y déjala reposar 10 minutos antes de servirla.
Y además... el rábano es terapéutico Por si estas dos recetas no os parecen suficiente motivo para lanzaros al "mundo-rábano" es importante saber que el rábano –y especialmente el rábano negro- ocupa un lugar predominante entre los alimentos considerados terapéuticos por su reconocida capacidad para favorecer el drenaje del hígado y la vesícula biliar, estimular la producción de bilis, eliminar del organismo desechos y toxinas, regular las funciones del colon o tratar trastornos digestivos además de fiebre, infecciones intestinales, úlceras, resfriados, reumatismos o gota, por mencionar sólo algunas dolencias. Además varios de sus principios activos –que comparte con otros miembros de la familia de las Brasicáceas o Crucíferas- le confieren importantes propiedades antimicrobianas, antioxidantes, expectorantes, diuréticas, inmunoestimulantes, depurativas y anticancerígenas. Sin duda, una más que sugerente carta de presentación.