IMG_1702.jpg

 

Otra recta mas para el kale, esa hortaliza de hoja recién llegada a nuestra cesta y que tenemos que mimar especialmente por eso de ser nueva... Todavía estamos a tiempo de tomar una sopita, que aunque este invierno esté siendo suave pueden todavía llegar días fríos.

INGREDIENTES (4 personas)

  • Una cucharada de aceite de oliva VE
  • Dos chalotas
  • Un tallo de apio
  • Dos ramitas de romero
  • Una hoja de laurel
  • Una pizca de cayena en copos
  • Un diente de ajo
  • Dos puñados de garbanzos (puestos en agua la noche anterior y cocidos con laurel, cebolla y un diente de ajo)
  • 6 hojas de kale quitado el nervio central y cortado finamente
  • 800 ml de caldo de pollo
  • El jugo de medio limón
  • Unas rodajas de limón muy finas para decorar
  • Pan de pueblo tostado
  • Parmesano rallado

PREPARACIÓN

  1. Picar las chalotas y el apio en daditos (quitando los hilos al apio previamente).
  2. Rehogar las chalotas en el aceite y cuando lleven un minuto añadir el apio y seguir rehogando todo conjuntamente durante otro minuto.
  3. quitar las hojas a las ramas de romero, y picarlas finamente y añadirlas a lo anterior con la hoja de laurel y la cayena.
  4. Agregar igualmente el ajo habiéndolo pelado previamente aplastando con una hoja de cuchillo ancha y pelando.
  5. Añadir los garbanzos y el kale y cocer el conjunto en el caldo durante 20 minutos .
  6. Añadir el jugo de limón, la sal y la pimienta (probar si es suficiente zumo, porque dependerá del caldo que se haya usado)
  7. Usar la minipimer para triturar la sopa, metiendo el brazo en la olla, y hacerlo en varios golpes con el fin de no dejarla demasiado fina, dejando algunos garbanzos semienteros.
  8. Antes de servir colocar una rodaja fina de limón encima y un trozo de pan tostado con parmesano espolvoreado por encima.
Imprimir