DSC_1672.jpg

Tartaleta de romanesco y puerros

 

El romanesco en esta receta se puede sustituir por bróculi o coliflor, que son de la misma familia y son mas fáciles de encontrar, pero esta hortaliza es tan especial y tan fina de sabor que es una experiencia distinta tanto por tener en la mano esa bonita crucífera,  como por comérsela una vez hecha.

INGREDIENTES (para 5 o 6  personas)

  • 1/3 de romanesco aprox. cortado en trozos mas bien pequeños
  • 4 o 5 puerros pequeños cortados en rodajas
  • 30 gr. de queso parmesano rallado
  • una hoja de laurel
  • 2 huevos
  • 125 ml de nata líquida
  • sal y pimienta
  • 30 gr de queso de cabra  (opcional)
  • Un poco de aceite

MASA QUEBRADA INTEGRAL: 400 gr de harina integral (se puede hacer con harina blanca, o utilizar pasta brisa congelada) , 2 huevos, 180 gr de mantequilla, 6 cucharadas soperas de aceite, 4 cucharadas soperas de agua.

PREPARACIÓN DE LA TARTALETA

  1. Para hacer la masa quebrada (o pasta brisa), se pone la harina en un bol con la mantequilla. Se le añaden lo huevos el aceite  y el agua. Se amasa bien hasta que todo esté integrado, se hace una bola y se deja reposar media hora en la nevera envuelta en film.
  2. Untar el molde de tarta con mantequilla y forrarlo con la pasta brisa. Hacer agujeritos en la masa con el tenedor cubrirla con papel de horno, rellenar con garbanzos y hornear 20  minutos a 180º.

NOTA: En la Thermomix se hace en un momento siguiendo los pasos indicados.

PREPARACIÓN

  1. Calentar el horno a 180ºC y meter en el el romanesco troceado untado con un poco de aceite y sal. Dejarlo hornear hasta dandole alguna vuelta para que se haga por igual hasta que quede en su punto, hecho pero no demasiado blando. Reservar.
  2. Saltear el puerro en una sartén con un poco de aceite de oliva, añadir un poco de agua si fuera necesario para evitar que se queme. Añadir la sal y la hoja de laurel y dejarlo cocer tapado hasta que esté en su punto. Retirar el laurel.
  3. Mezclar en un bol los dos huevos con la nata y salpimentar esta mezcla ligeramente
  4. Cubrir la tartaleta con el queso parmesano rallado
  5. Colocar la mezcla de puerros y romancesco encima del queso.
  6. Verter sobre la mezcla de huevos y nata en la tartaleta repartiéndola bien por toda ella.
  7. Colocar encima los trocitos de queso de cabra
  8. Meter en el horno a 180º C hasta que la tarta quede cuajada y dorada en la superficie.