okCruc_feras-c_ncer-coles-Dehesa-El-Milagro.jpg

Verduras crucíferas, aliadas contra el cáncer

¿Conoces las propiedades saludables y anticancerígenas de las coles, lombarda o brócoli?

Las verduras crucíferas pueden llegar a ser un gran aliado para nuestra salud. Los beneficios que aporta el consumo habitual de hortalizas son de sobra conocidos pero, en este caso, además debemos destacar las propiedades anticancerígenas de las crucíferas. Y si proceden de Dehesa El Milagro, aún mejor, porque sumamos la calidad de los productos ecológicos cultivados sin productos químicos de síntesis, ni abonos, ni herbicidas, ni plaguicidas o pesticidas.

Hablamos de vegetales altamente recomendables en nuestra dieta semanal y, especialmente, atractivos en otoño e invierno. Tenlo en cuenta, la mayoría de las crucíferas son verduras de temporada que puedes disfrutar en su mejor momento durante los meses de noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo, y te las enviamos a casa directamente desde la Huerta Ecológica de Dehesa El Milagro.

¿Qué verduras son crucíferas?

Cuando nos referimos a las crucíferas, hablamos de una familia numerosa, un grupo de vegetales amplio (en general, todo tipo de coles) y variado, en el que encontramos por ejemplo:

Crucíferas cáncer coles lombarda brócoli Dehesa El Milagro    

Propiedades anticancerígenas de las crucíferas

La comunidad científica coincide en los beneficios que aporta este grupo de hortalizas para la salud, son un alimento muy útil frente a diversos tipos de cáncer y otras enfermedades relacionadas con los huesos, el sistema cardiovascular o la piel.

Las crucíferas tienen muchos elementos beneficiosos y entre ellos destacan los ‘glucosinolatos’, un término científico que nos interesa mucho por sus propiedades antitumorales, y además aportan a las crucíferas su fuerte olor y ese sabor con toque amargo.

Esta sustancia previene, especialmente, algunos tipos de cáncer relacionados con la producción hormonal del cuerpo humano, como el cáncer de mama, matriz o próstata.

El brócoli es la crucífera que contiene una mayor concentración de estas propiedades anticancerígenas tan buenas para la salud.

Crucíferas cáncer coles lombarda brócoli Dehesa El Milagro

¿Cómo actúan los glucosinolatos de las crucíferas contra el cáncer?

Al masticar y digerir las crucíferas, los glucosinolatos se descomponen en otros elementos, y estos principios activos son los que frenan el crecimiento de los tumores, incluso reducen su tamaño favoreciendo la destrucción de las células cancerígenas.

Según los expertos, para extraer la dosis ideal, lo recomendable es incluirlas en nuestro menú dos o tres veces por semana.

Más beneficios de las crucíferas para la salud

Lombarda, coles verdes, coliflor blanca… todas ellas vienen cargaditas de calcio con gran capacidad de absorción, potasio, magnesio y vitamina K, elementos muy buenos para los huesos.

También contienen vitamina C y antioxidantes, ideales para fortalecer el sistema inmunitario y prevenir enfermedades cardiovasculares.

Gracias a los carotenoides (vitamina A), favorecen la visión y sirven para cuidar la salud de la piel.

Por otro lado, son verduras saciantes porque tienen mucha fibra, lo que además, le confiere propiedades depurativas y diuréticas.

¿Cuál es la mejor manera de comer las crucíferas?

Como norma general, para aprovechar al máximo las propiedades anticancerígenas de las crucíferas conviene optar por lo más natural.

Lo mejor es consumirlas crudas, pero si optamos por cocinarlas, no debemos darles más de 10 minutos de calor ya que pueden perder más de 50% de sus beneficios.

Crucíferas cáncer coles lombarda brócoli Dehesa El Milagro

Por ejemplo, la col o la lombarda se pueden comer crudas en ensalada, y así disfrutar también de su bonito color o crujiente textura.

O como ya te contábamos en el post ‘¿Cómo hacer un picoteo saludable?’, puedes preparar palitos de verduras ecológicas crudas para dipear. A la plancha o al horno también conseguimos unos chips originales de verdura.

Los zumos y batidos son igualmente una opción que permite absorber al máximo las cualidades de las verduras crucíferas.

La coliflor  o el romanesco quedan muy bien rallados o ligeramente asados como acompañamiento.

Incluidas en las cremas, hervidas lo menos posible, las crucíferas aportan mucha cremosidad.

En definitiva, se nos ocurren muy pocas excusas para no incluir en tu cesta de hortalizas ecológicas una buena selección de crucíferas. Su sabor es exquisito y más aún si nos referimos a las que cultivamos en la Huerta ecológica de Dehesa El Milagro.